Buenas noches, y buena suerte

Película
Estreno10-02-2006
Año2005
Duración93 minutos
GéneroThriller
Título OriginalGood night, and good luck
PaísUSA
DirecciónGeorge Clooney
GuiónGeorge Clooney, Grant Heslov
MúsicaJim Papoulis
FotografíaRobert Elswit

Sinopsis

Corre el año 1953, la televisión todavía está en pañales, y Edward R. Murrow, carismático periodista televisivo, presenta el popular programa informativo "See it Now," en la CBS. Murrow, junto al productor Fred Friendly, supervisa un show que informa de las principales noticias del día. También es el presentador del programa de entrevistas "Person to Person," sin embargo, "el rostro de la televisión" es más feliz como locutor de noticias.

La sala de redacción de la CBS es un constante hervidero lleno de actividad, con secretarias mecanografiando, terminales de la AP (Associated Press) y de la UPI (United press International) repicando sin parar y los bulliciosos equipos de cámara. Murrow tiene a su mando un abnegado equipo de periodistas, entre los que se cuentan Don Hewitt, Joe Wershba, Palmer Williams, Jesse Zousmer, John Aaron, Charlie Mack y Eddie Scott. Todos estos hombres van a convertirse en leyendas de la información televisiva, pero justo en estos momentos sus carreras no hacen sino empezar. Ahora se reúnen para hacer criba de los diversos temas del día y discutir historias posibles.

Una de esas historias es la de Milo Radulovich, meteorólogo del Ejército del Aire que ha sido expulsado del cuerpo por considerarse que representa un problema de seguridad. Declarado culpable sin juicio, se le había pedido que denunciara a su padre y hermana si quería seguir manteniendo el puesto, a lo que se negó en redondo. Todos los cargos contra él se mantenían en secreto. Murrow informa de ello en el programa pese a la oposición del número 2 de la CBS, Sig Mickelson, que teme poner el programa en la cuerda floja. Murrow y Friendly se sienten tan comprometidos con el programa que incluso deciden cubrir de su bolsillo la pérdida de ingresos por publicidad causada por los patrocinadores con contactos militares.

La figura poderosa del momento es el senador Joseph McCarthy, de Wisconsin, presidente del Comité de Actividades Antiamericanas. El senador se halla en una singular cruzada para deshacerse de todos los comunista del país. Su implacable persecución de todo aquél que a él le parece pueda tener contacto con el Partido Comunista ha desatado una corriente de paranoia que está haciendo mella en la conciencia colectiva. Así de desmesurado es su poder, capaz de obligar a abandonar sus lugares de trabajo y al exilio a personas cuyo espectro laboral va desde el servicio de las armas a las comunidades creativas, sólo justificado por sus propios ataques.

Murrow sospecha que McCarthy puede tener que ver con la expulsión de Radulovich, y le preocupa que sus sesiones a puerta cerrada y vitriolo de opereta contribuyan a ocultar el hecho de que en realidad no tiene auténticas pruebas, por lo que está erosionando las libertades civiles de la gente. El programa sobre Radulovich sale al aire y ocasiona una respuesta indirecta de McCarthy. Por supuesto que Murrow es acusado de ser un simpatizante comunista, debido a su actitud interrogativa y a sus investigaciones sobre el caso. En su fuero interno, el presentador sabe muy bien que todo eso no son más que patrañas pensadas para asustar a su equipo con el fin de dispersarlo.

Pero este ataque lo único que consigue es inyectar más combustible en el depósito del equipo informativo. Tras un encuentro con el jefe de la CBS William Paley, afín a la causa, Murrow decide combatir el fuego con fuego y comienza a informar acerca de lo que le parecen insuficiencias y mentiras perpetradas en las sesiones de McCarthy.

El programa dedicado a McCarthy se emite, y la editorial de Murrow, repartida entre el principio y el final del espacio, no es menos que brillante. Consigue destacar los graves temas que implican las sesiones de McCarthy, como son: la línea que separa investigación y 'persecución'; la confusión entre disentir y deslealtad; entender la acusación como una prueba de culpabilidad; la condena sólo es posible tras las pruebas y la aplicación de las leyes en un proceso judicial; y, finalmente, como defensores de las libertades en todo el mundo, los EE.UU. no pueden perderlas en su propio territorio. Y lo que es más, en el programa, en lugar de atacar directamente a McCarthy, éste sólo aparece y se escucha con sus propias palabras, todo lo cual parece corroborar todo lo apuntado más arriba. La crítica consideró el espacio como una obra maestra del periodismo combativo y altamente responsable, lo que no es habitual en la televisión. De momento, el conocimiento de las tácticas de McCarthy ya son de dominio público, y Murrow está a salvo.

Súbitamente, Radulovich recupera su puesto aunque las vistas teatrales de McCarthy no cesan, siempre escupiendo acusaciones a la gente a partir de habladurías. El programa informa de las sesiones a las que se ha sometido Annie Lee Moss en las que el senador McClellan insiste en que McCarthy y su hombre de confianza, Roy Cohn, le suministran evidencias corroborativas que la marcan como culpable. El público resulta así testigo de cuán oscuras, incluso sin fundamento, llegan a ser las acusaciones.

Murrow invita a McCarthy a venir al programa. El senador consiente en ello pero su refutación será filmada con anterioridad y necesitará tiempo para prepararse. Finalmente se emite y, como era de esperar, sigue acusando a Murrow de tener lazos comunistas sin mencionar ninguna de las acusaciones que hay contra él. Evidentemente, si llevara la contraria al contenido de hecho del programa, socavaría sus propias palabras. Murrow especifica esto en la emisión de la siguiente semana y clarifica su naturaleza, una vez más negando cualquier implicación con el Partido Comunista, y sintiendo que su búsqueda de la verdad, incluso si ello significa atraer la atención de McCarthy, merece la pena. De nuevo el senador es vapuleado por la prensa y ve cómo tambalean los sondeos de opinión favorables.

El programa ha sabido captar para la opinión pública la ojeriza de McCarthy evidenciada por la clandestinidad de sus tácticas de investigación. Estando todo esto en pleno centro de la opinión pública, el Senado empieza a moverse con el fin de censurar al senador y por votación le deponen como Presidente del Comité.

Para Murrow, su programa pionero y su departamento de informativos eran lo que definía la CBS. Sin embargo, el show sufrió un traslado en la parrilla horaria semanal hacia el domingo y sólo por cinco episodios más. Paley percibió que los tiempos estaban cambiando y cómo debía ser el entretenimiento que la gente quería en sus televisores por aquellos días. Pero aún así, el legado del programa de Murrow demuestra que fue una de las emisiones pioneras del llamado periodismo de investigación. Ya fuera una exposición acerca de temas como la segregación racial, el apartheid, la explotación de los trabajadores inmigrantes, o bien el famoso conflicto con el senador Joe McCarthy, Murrow estaba destinado a influir en las generaciones venideras.

Reparto

Comentarios

Publica un comentario Los comentarios deberán ajustarse al tema de la página, ser comprensibles, legibles, respetuosos y no repetitivos. No podrán albergar spam o cualquier tipo de publicidad comercial. Tampoco deberán contar partes importantes de una película.

#1
11 FEB 2006

chemamol
Dirección inmejorable.
referente indiscutible.
Musica excepcional.
Para no dejar de verla

Noticias