Nuevo mundo

Crítica

Julio Vallejo

La emigración de los italianos durante los últimos años del siglo XIX y los primeros del XX ha sido tratada con asiduidad en el cine. Quizá los dos documentos fílmicos más interesantes sobre este respecto eran hasta el momento "El Padrino II" y "Buenos días, Babilonia". En la película de Francis Ford Coppola éramos testigos, entre otras muchas cosas, del periplo del jovencísimo Vito Corleone desde su Italia natal a América, mientras que en el filme de Taviani nos mostraba la particular odisea de dos hermanos que llegan a Estados Unidos en busca de un futuro mejor y terminan trabajando en "Intolerancia", la obra maestra de D.W. Griffith. Ambas producciones ponían de manifiesto el atraso del país mediterráneo frente al progreso norteamericano.

Siguiendo más el camino trazado por los Taviani que por Coppola, Emauele Crialese aborda, con un tono casi de realismo mágico, el viaje de una familia italiana y una mujer británica desde el Viejo Continente hasta la soñada América. Con un inusitado cariño por sus personajes, el realizador italiano muestra el atraso de Italia en los primeros años del siglo XX, los problemas que tenían que afrontar los emigrantes en su periplo a bordo de barcos sobrecargados y las inesperadas relaciones humanas que surgían en este tipo de viajes. Sólo los momentos exclusivamente mágicos, donde se visualizan algunas de las falsas esperanzas de los italianos sobre el nuevo mundo, resultan un tanto innecesarios. Por otra parte, la excelente labor de Vicenzo Amato, en el papel de un padre inculto y sensible, y el de la siempre magnífica Charlottte Gaingsbourg, interpretando a una mujer rica venida menos, ayudan a que la película consiga emocionarnos.

En resumen, "Nuevo Mundo" es un bonito filme que, pese a sus imperfecciones y baches de ritmo, es una segura recomendación para aquellos que busquen un cine donde se primen los sentimientos a los fuegos de artificio.

Comentarios

Publica un comentario Los comentarios deberán ajustarse al tema de la página, ser comprensibles, legibles, respetuosos y no repetitivos. No podrán albergar spam o cualquier tipo de publicidad comercial. Tampoco deberán contar partes importantes de una película.

No hay comentarios sobre la crítica