Misión Imposible 3

Crítica

Julio Vallejo

La saga de "Misión Imposible" es un ejemplo claro de la falta de riesgo del Hollywood más comercial. Basada en una popular serie de televisión de los sesenta, las hazañas de Ethan Hunt y su grupo de agentes secretos dieron el salto a la gran pantalla de la mano del siempre efectista Brian de Palma. Plagada de imágenes espectaculares y con un reparto cosmopolita, la primera aventura de Tom Cruise como agente secreto se saldó con un taquillazo. Las razones de este éxito parecían bastante claras: el tirón del protagonista de Top Gun, las pirotécnicas secuencias de acción, la fama de la serie de televisión original y un atractivo reparto internacional. Visto el éxito, Cruise y su productora Paula Wagner repitieron la jugada con la secuela. Dirigida por John Woo, considerado por algunos como un poeta de los filmes de acción, la película apostaba claramente por la desmesura con algunas imágenes excesivas que rayaban en el más absoluto ridículo. Pese a ello, "Misión Imposible 2" volvió a arrasar en las taquillas de medio mundo.

Seis años después, y dispuesto a seguir con la buena racha, el actor de "Nacido el 4 de Julio" reincide en el papel de Ethan Hunt. En esta ocasión, Cruise, co-productor del filme, ha encargado la dirección de su largometraje a J.J. Abrams, un hombre que ha cosechado sus mayores éxitos en la pequeña pantalla. Guionista de filmes como "A propósito de Henry", "Eternamente Joven" o "Armageddon", y responsable de las series "Felicity", "Alias" o "Pérdidos", el director norteamericano se limita a realizar un competente e impersonal trabajo como coreógrafo de una película que repite elementos ya presentes en sus dos predecesoras. Tramas complicadas desarrolladas en varios lugares del planeta, mensajes que se autodestruyen en 5 segundos y secuencias de acción apabullante vuelven a ser casi los protagonistas. Sólo, y casi como única novedad, esta tercera entrega introduce un pequeño detalle que humaniza al personaje: Ethan Hunt se ha casado con una guapa enfermera (Michelle Monaghan) y ha dejado en parte el servicio activo para llevar una vida más ordinaria. Sin embargo, y tras conocer que ha sido secuestrada una de sus ex alumnas en el servicio secreto, nuestro intrépido protagonista se lanza con un superprofesional equipo al rescate de la joven (Keri Russel), secuestrada por un malvado traficante de armas (Philip Seymour Hoffman).

Con estos elementos, "Misión Imposible 3" es todo lo que se puede esperar de una película servida para ser devorada por un público ávido de palomitas. En este sentido, el largometraje es como una montaña rusa a la que se le ha dado forma de trama de espionaje y a la que se ha añadido unos toques románticos para dar algo de alma a un protagonista que siempre ha pecado de algo frío. En definitiva, el filme consigue lo que se propone: ser un competente espectáculo donde importa más la acción que la veracidad de la trama y el retrato de personajes.

Comentarios

Publica un comentario Los comentarios deberán ajustarse al tema de la página, ser comprensibles, legibles, respetuosos y no repetitivos. No podrán albergar spam o cualquier tipo de publicidad comercial. Tampoco deberán contar partes importantes de una película.

No hay comentarios sobre la crítica