Solo un beso

Película
Año2003
Duración104 minutos
GéneroDrama
Título OriginalAe Fond Kiss
PaísAlemania-España-Italia-UK
DirecciónKen Loach

Sinopsis


Qasim es un joven escocés de origen musulmán. Es un buen disc jockey y apasionado de la música. Sueña con abrir un club propio con su mejor amigo, Hamid, un sueño que se toma muy en serio. Ha estudiado contabilidad, pero no quiere ejercer. Sus padres, Tariq y Sadia, emigraron al Reino Unido en los años sesenta, procedentes de Pakistán. En Glasgow, donde la familia se ha instalado, tienen una tienda de comestibles y prensa. Tariq y Sadia, musulmanes devotos, han decidido que Qasim se case con su prima Jasmine, la sobrina preferida de Sadia. La boda debe celebrarse a los pocos meses, y Tariq está haciendo una obra de ampliación de su casa para que la pareja viva allí.

Qasim tiene dos hermanas: Rucksana, la mayor, conoce a un joven del agrado de sus padres, con el que llegará a comprometerse. La pequeña, Tahara, de dieciocho años, es la más directa de la familia; típica escocesa rebelde, está terminando sus estudios secundarios en un instituto católico cercano. Una de sus profesoras es Roisin, una joven que da clases de música.

Cuando Qasim y Roisin se conocen, sienten una fuerte atracción y empiezan una relación en secreto. Para ellos, que él sea musulmán y ella católica no supone ningún problema, pero pronto se ve claramente que las diferencias religiosas y culturales sí lo son para otras personas, especialmente para la familia de Qasim.

Reparto

Eva Birthistle

Eva Birthistle

Atta Yakub

Atta Yakub

Riaz Ahmed

Riaz Ahmed

Imágenes

Imagen de Solo un besoImagen de Solo un besoImagen de Solo un besoImagen de Solo un besoImagen de Solo un besoImagen de Solo un beso

Comentarios

Publica un comentario Los comentarios deberán ajustarse al tema de la página, ser comprensibles, legibles, respetuosos y no repetitivos. No podrán albergar spam o cualquier tipo de publicidad comercial. Tampoco deberán contar partes importantes de una película.

#1
19 ENE 2005

Javier Es genial, demuestra que para hacer una película lo que se necesita no es dinero y tecnología sino una historia que contar. Es vigente porque habla de una realidad cada vez más frecuente y se muestra imparcial al mostrar que la intolerancia viene de los fanáticos de todas las religiones, incluidas las occidentales.