Transsiberian

Crítica

Julio Vallejo

Brad Anderson se ha convertido en un maestro de las atmósferas malsanas. "Session 9" y "El maquinista" pusieron de manifiesto la capacidad del director para crear ambientes enrarecidos. Una característica que se repite en "Transsiberian".

En su nueva película, el realizador norteamericano nos cuenta las peripecias de un matrimonio (Woody Harrelson y Emily Mortimer) durante su viaje en el mítico tren Transiberiano. Una apacible travesía que se verá alterada cuando en su camino se crucen un policía ruso experto en drogas (Ben Kingsley) y dos jóvenes, un español (Eduardo Noriega) y una americana (Kate Mara), que se encargan de traficar con unas muñecas rusas algo sospechosas.

Con estos ingredientes, Anderson fabrica un thriller opresivo que saca mucho provecho del espacio reducido del tren. Centrándose en el personaje de Emily Mortimer, una mujer delicada con un pasado tortuoso, el cineasta acierta al adoptar en casi todo momento el punto de vista de tan inseguro personaje. De esta manera, los miedos de la protagonista terminan siendo los del espectador. Lástima que un desenlace un tanto precipitado y confuso ensombrezca en cierto modo el resultado de esta asfixiante cinta de suspense.

Comentarios

Publica un comentario Los comentarios deberán ajustarse al tema de la página, ser comprensibles, legibles, respetuosos y no repetitivos. No podrán albergar spam o cualquier tipo de publicidad comercial. Tampoco deberán contar partes importantes de una película.

No hay comentarios sobre la crítica