Martin Sheen

Biografía

Nombre Completo
Ramon Antonio Gerard Estevez

Fecha de Nacimiento
03-08-1940

Lugar de Nacimiento
Dayton, Ohio, USA

Martin Sheen es uno de los actores más ocupados y honestos de Hollywood, amasando ya un volumen de trabajo hercúleo. Se estableció encarnando a jóvenes que enloquecen y son capaces de asesinar; y aunque su currículum alardea de una buena cantidad de villanos, ha ido envejeciendo alimentando una figura patriarcal, cuya rectitud y responsabilidad social corre pareja a su activismo católico de corte liberal.

Nacido como Ramón Estévez, de padres inmigrantes, Martin Sheen abandonó su hogar en Dayton, Ohio, por las luces brillantes de Nueva York, preparándose en el Living Theater de Judith Malina y Julian Beck. En 1964, atrajo la atención en The Subject was Roses, de Frank Gilroy, al resultar nominado con el Tony; más tarde retomaría el papel para la versión cinematográfica. El debut del actor en la gran pantalla fue como delincuente que aterroriza un vagón de metro en El incidente (The Incident, 1967), pero su auténtica irrupción sobrevino con su asesino amoral aunque carismático en Malas tierras (Bad Lands, 1973), de Terrence Malick, con Sissy Spacek.

En la década de los 70, Martin Sheen se dedicó a una serie de proyectos para la pequeña pantalla con muy buena recepción de los críticos; logró una nominación al Emmy por su retrato sensible de un desertor en La ejecución del soldado Slovik (The Execution of Private Slovik, 1974); y mostró el lado humano de los gángsteres en The Story of Pretty Boy Floyd (1974). En aquella época, ya le vimos metiéndose en la piel del Fiscal General del Estado Robert Kennedy en The Missiles of October (1974), la primera de sus muchas incursiones ficticias en el corazón de la vida política. El papel de Sheen como asesino del ejército enviado para poner fin a la vida de Marlon Brando en Apocalipsis Now (Apocalypse Now, 1979), de Francis Ford Coppola, queda como una de sus principales rúbricas interpretativas.

Pese al tiempo dedicado a la justicia social, el sorprendente volumen de trabajo en cine y televisión que obra en su haber nunca ha bajado de ritmo. El salario por su trabajo en Gandhi (Gandhi, 1982), lo empleó en varios actos caritativos, y encarnó a un padre líder de un sindicato obrero enfrentado con el mundo de los abusos por información privilegiada en el que se halla un broker que resulta ser su propio hijo (Charlie), en el célebre film de Oliver Stone, Wall Street (Wall Street, 1987). Sheen ejerció como productor ejecutivo en dos largometrajes en los que además es protagonista: Como hijo de Barnard Hughes, en Da (1988); y un juez de tribunales en Judgment in Berlin (1988), de Leo Penn. Martin Sheen también fue actor y productor ejecutivo en el telefilm de la TNT, Zona cero: Alerta roja (Nightbreaker, 1989), en el que su hijo Emilio ensayó su personaje en las primeras fases de la producción.

Uno de los papeles más prominentes de Sheen en su filmografía de la última década, fue como consejero en El presidente y Miss Wade (The American President, 1995), que le permitió conocer al guionista Aaron Sorkin. Por ello, quizá no sorprendió cuando apareció como el mismo Presidente de los EE.UU., Josiah Bartlet, en la serie El ala oeste de la casa blanca (The West Wing, 1999-2006), muy reconocida por la crítica. Una vez acabada esta serie, tras siete años ininterrumpidos, Martin Sheen ha afrontado, este mismo 2006, tres largometrajes. Además de Bobby, se le puede ver en Infiltrados (The Departed, 2006), bajo dirección de Martin Scorsese, con Leonardo DiCaprio, Jack Nicholson y Matt Damon; y Bordertown (2006), dirigida por Gregory Nava, con Jennifer López y Antonio Banderas.
Próximas películas
Año
Título

2014

Rodrigo Santoro, Antonio Banderas, Martin Sheen

2014

Joey King, Mackenzie Foy, Zachary Gordon

2014

Mena Suvari, Natasha Henstridge, Haylie Duff

Publica un comentario sobre Martin Sheen Los comentarios deberán ajustarse al tema de la página, ser comprensibles, legibles, respetuosos y no repetitivos. No podrán albergar spam o cualquier tipo de publicidad comercial. Tampoco deberán contar partes importantes de una película.