James Caviezel

Biografía

Nombre Completo
James Caviezel

James Caviezel nació y se crió en Skagitt County, Washington. Los Caviezel eran una familia de atletas y James comenzó su carrera como deportista jugando al baloncesto. Tras lesionarse un pie James empezó a cultivar otros intereses. Su primera actuación fue en una producción universitaria, una adaptación del musical de Frank Sinatra "Come Blow Your Horn". A principios de los ochenta se mudó a Los Ángeles donde trabajó de camarero mientras acudía a las audiciones. Comenzó su andadura profesional en series de televisión como "Se ha escrito un crimen" y "Aquellos maravillosos años". Gracias a su labia consiguió debutar en la gran pantalla interpretando a un recepcionista de una aerolínea en la película MI IDAHO PRIVADO (1991) de Gus Van Sant al hacerse pasar por un recién llegado inmigrante italiano con muchísimo acento. Obtuvo pequeños papeles en EL GOLPE PERFECTO (1992) y en WYATT EARP (1994) de Lawrence Kasdan, donde empezó a llamar la atención de la industria. Su interpretación del personaje "Slov" Slovnik en LA TENIENTE O'NEIL (1997) dio mucho que hablar gracias a su buen quehacer en las escenas en las que confraterniza con Demi Moore. Le lanzó a la fama otro personaje militar: el pacifista Witt de la película de Terrence Malick LA DELGADA LÍNEA ROJA (1998), un filme coral con Sean Penn, Nick Nolte y Adrien Brody. A continuación James Caviezel apareció en filmes como el western de Ang Lee CABALGA CON EL DIABLO (1999), y en el ingenioso thriller en el que el director Gregory Hoblit jugaba con el concepto del tiempo FREQUENCY (2000), interpretando a un perturbado hijo que se pone en contacto con su padre (Dennis Quaid), que murió veinte años antes. En 2001 compartió cartel con Jennifer Lopez en MIRADA DE ÁNGEL, dirigida por Luis Mandoki. Demostró su gran versatilidad al dar vida a Edmond Dantes, el prisionero encarcelado por error, en la adaptación del clásico de Alejandro Dumas EL CONDE DE MONTE CRISTO (2002), y a un héroe de guerra acusado de asesinato en el drama judicial de Carl Franklin TODA LA VERDAD (2002), con Morgan Freeman y Ashley Judd.

Podría decirse que en LA PASIÓN DE CRISTO James Caviezel soportó las condiciones físicas y emocionales más duras a las que ha tenido que enfrentarse como intérprete. El actor fue escogido porque estaba dispuesto a comprometerse con el proyecto en cuerpo y alma.